Estatuto de elDiario.es Vota aquí al primer Comité Rector

La noche en la que 'En los márgenes' devolvió del olvido a los desahucios y emocionó con Rozalén

Fundido a negro. Se escuchan suspiros, se respira la angustia. Los sutiles destellos de luz dejan entrever ojos empañados en lágrimas. Segundos después, arranca el aplauso mientras los títulos de crédito de la película En los márgenes recorren la pantalla de la sala 9 de los Cines Renoir de Madrid. Así se vivió este lunes el final del pase especial para socios y socias de elDiario.es del largometraje dirigido por Juan Diego Botto. La proyección estuvo acompañada de un coloquio posterior moderado por la subdirectora del periódico Natalia Chientaroli, en el que participaron el cineasta, la coguionista del título Olga Rodríguez y Rozalén, compositora del tema central del filme.

Juan Diego Botto: "La gente piensa que los desahucios ya no ocurren, pero hay cien al día"

Juan Diego Botto: "La gente piensa que los desahucios ya no ocurren, pero hay cien al día"

Mientras los nombres del equipo de la cinta seguían apareciendo, un grupo de mujeres situadas al final de la estancia entonaron la canción de la artista. Su presencia no fue azarosa. Eran integrantes de la PAH (Plataforma de Afectadas por la Hipoteca) que aparecen en la obra y para las que la canción se ha convertido en un himno. “Lucha porque tu voz se escucha / Y sonará potente / Si es en comunidad / Siente que el alma está valiente / Y siempre va de frente / Con fuerza y dignidad”, recitaron enérgicas.

El tema se erigió después como el broche de oro de un emotivo evento para el que las entradas se agotaron en apenas unos minutos. Rozalén se colgó la guitarra y Botto le colocó cómplice su letra, que trajo impresa en una carpeta, en una silla a su lado para que pudiera seguirla. Pero no se quedó sola, las compañeras de la PAH se acercaron desde sus butacas para apoyarla. Con esta puesta en escena, la albaceteña interpretó por primera vez frente al público En los márgenes.

“Ha sido una sorpresa que estuviera Rozalén”, reconoció después a este medio la socia Maica, “ha dicho algo muy bonito, que es que para ella las canciones son herramientas, que cogen vida propia y viajan. Ha sido un plus que una persona como ella, con esa sensibilidad social, resuma esta situación”. Para la lectora el tema lleva implícito algo que también percibió en la película: “Da esperanza. Es un drama pero el cómo lo han configurado, poniendo en valor lo colectivo, la importancia de tener una red, y si no buscarla, es fundamental. Porque realmente es lo que nos salva, a todos”.

Maica reivindicó que es algo que debemos recordar “porque cada vez estamos viviendo en un mundo más individualista, más aislados. Y esto tiene muchos riesgos para la salud mental y la social. Tenemos que tejer redes, y más ahora que las nuevas tecnologías están configurando de forma diferente cómo nos relacionamos, vinculamos y nuestras propias subjetividades. Tenemos que tener mucho cuidado con ello y fomentar lo colectivo, la solidaridad y la cooperación, porque es la lógica social”.

En la misma línea se situó su amiga Carmen, que agradeció que En los márgenes haya apostado por mostrar que los desahucios se siguen produciendo con regularidad. “Te das cuenta de que que pensabas que ya no estaba pasando, y en realidad sí. Verlo desde dentro te da otra imagen de la que tienes cuando lo ves en televisión”, reconoció. “Es una realidad que últimamente está muy oculta”, comentó el espectador José Luis al salir de la sala, “es algo especial verla así. Me pasa como a Rozalén, soy de lágrima fácil. Me he pasado la película llorando de vez en cuando. Me gusta el cine que diga algo”.

Otra socia, Maribel, fue prevenida sobre lo que podría generarle la cinta. “Una amiga me dijo que le entraron muchas ganas de saber más qué poder hacer para cambiar la situación”, expuso, “este pase es una iniciativa superenriquecedora por la experiencia colectiva de ver algo, compartirlo y sacarle más jugo, reflexionar sobre lo que vemos y hacerlo de la mano de profesionales de lujo”. En concreto, los artífices de la película que protagonizan Penélope Cruz y Luis Tosar, Juan Diego Botto y Olga Rodríguez.

Un homenaje a las mujeres que sostienen el mundo

Ambos revelaron en el coloquio posterior a la proyección el origen del filme. “Penélope me comentó después de verme en la obra de teatro Un trozo invisible de este mundo que teníamos que escribir algo juntos”, recordó el actor. La primera pieza del puzle fue una secuencia sobre una pareja que discute la noche anterior a la que les desahucien. “Ahí había algo”, reconoció.

La segunda clave fue un artículo escrito por Rodríguez en elDiario.es cuyo titular era: “Todos los días viene alguien que me dice que si no me suicido es por mis hijos”. Pese a que la idea era que el largometraje lo protagonizara la ganadora del Oscar por su trabajo en Vicky Cristina Barcelona, Botto reveló “la naturaleza de lo que encontramos y su carácter necesariamente coral hizo que se construyera de forma distinta. Teníamos que hablar de muchos aspectos presentes dentro de un desahucio”.

Ahí, según recordó Rodríguez, surgió el gran problema: “¿Cómo vender una película de desahucios? Había problemas con la palabra. Penélope creyó mucho y luchó por ello. Ha superado las expectativas con creces”. “He cubierto guerras en todo el mundo, pero aquí tenemos otras, que son sin balas. Si algo coincide en todas es que cuando todo se derrumba, las mujeres sostienen el mundo”, afirmó haciendo alusión a la labor que se realiza desde las Asambleas de la PAH y que han reflejado en el filme.

Otro aspecto al que dieron relevancia fue “darle la vuelta a la vergüenza. Nos han educado para ello, cuando la mayoría de los culpables están al otro lado. Hay gente que por mucho que dedique todo su sueldo a pagar un alquiler, no llega”. “Lo que es vergonzoso es que un tipo te vaya a echar de tu casa y, sin embargo está el 'qué vergüenza ir a un banco a gritar”, sostuvo Botto, cuyas palabras generaron el aplauso de los asistentes.

Lo que es vergonzoso es que un tipo te vaya a echar de tu casa y, sin embargo está el 'qué vergüenza ir a un banco a gritar

Juan Diego Botto

Elsa, perteneciente a la PAH donde coordina la Asamblea de Carabanchel, tomó igualmente la palabra para defender que En los márgenes “ha venido en un momento en el que puede abrir debate sobre la Ley de Vivienda. No puedo más que dar las gracias. Los desahucios son así de agresivos y violentos y siguen ocurriendo. Los medios no hablan de esto”.

“Queríamos hacer un homenaje a las mujeres que, donde el estado ha fracasado, sostienen cotidianamente a la sociedad gracias a su solidaridad”, aseguró el director. Rodríguez reflexionó sobre el papel de los medios en este sentido, preguntándose “a qué llamamos noticia. Lo que pasa todos los días no lo es”. La periodista advirtió que estamos viviendo “tiempos oscuros en los que se está intentando deshumanizar a ciertos sectores de la población. Hace diez años hubo una ola de solidaridad y visibilidad con el problema de la vivienda. Ahora hay una estigmatización y voluntad de criminalizar al movimiento, por ejemplo con la ocupación. Se tergiversan realidades”.

La guionista incidió en el problema añadido que implica que “España está a la cola en materia de vivienda social. Esto explica muchas realidades, porque cuando tienes un bache en tu vida no tienes una segunda oportunidad. Te quedas en la calle”. “¿Qué sociedad quiere que haya hileras kilométricas de personas en la calle? Hay que buscar solución”, zanjó.

El primer evento con la película de Rozalén

“Teníamos muchas ganas de hacer este encuentro. Los socios de elDiario.es son gente que te lee, son un abstracto, y ponerles cara siempre gusta, emociona”, declaró Rodríguez a este periódico tras la proyección, “hoy era también muy especial por hacerlo con María [Rozalén], que no había podido estar en ningún evento de la película”. “Para nosotros es un placer sacar tiempo, que se siga hablando de esto, que se le dé visibilidad y que se siga generando debate”, amplió indicando que en definitiva es el motivo por el que se hizo la peli.

“Desgraciadamente la realidad de las películas en sala de nuestro país es que la vida que suelen tener es muy corta”, expuso a este medio Botto, “hacer un acto como este siete semanas después de haber estrenado es un milagro, y más en un cine en el que se sigue proyectándose”. “Hacer encuentros hace mucha ilusión, está haciendo que la deglución de este proceso sea muy tranquila y que no terminemos de terminar nunca”, señaló.

Teníamos muchas ganas de hacer este encuentro. Los socios de elDiario.es son gente que te leen, son un abstracto y ponerles cara emociona

Olga Rodríguez

Sobre el trabajo con Rozalén, aseguró en el coloquio posterior que la artista “es un ángel. Grabó la primera maqueta en un hotel poniendo un colchón en la pared para insonorizar un poco”. La cantautora, antes de regalar su interpretación de En los márgenes, definió el encargo como “un atraco”. La propuesta le pilló de gira. “Cuando vi la película me quedé en shock, llorando mucho rato en el coche pensando en cómo iba a contarlo”, describió la cantautora.

Finalmente creó una pieza que cuenta con dos partes diferenciadas, como así hizo saber al público del encuentro. “Para la primera me quedé con que Juan me dijo que En los márgenes habla de cómo la precariedad afecta a los afectos”, recordó antes de revelar que, habiendo sido la segunda vez que veía el filme este mismo lunes, “me he fijado en detalles que son golpes psicológicos durísimos”. “Desde el límite no es fácil cuidar y a amar a alguien. Si no tienes con qué calentarte, ¿quién te va a abrigar en la vida? La segunda parte es más rabiosa. Juan me dijo que ya que la película es un bajón, le diera un poco de ánimo. Pero, ¿cómo subo esto?”, preguntó provocando la risa y empatía del resto de asistentes.

De ahí llegó al “positivismo de la unión. Lo único importante para Azucena, la protagonista [a quien desahucian], era sentirse arropada. Lo fundamental es tener una red de apoyo. Como te vas a caer, que por lo menos haya alguien que te sujete”. La artista compartió sus “ganas” por estar en el evento tras haber estado prácticamente un mes en Latinoamérica. “Un niño pequeño de Chile me dijo que el tema era la historia de nuestro país”, afirmó, “es impresionante la vida que tiene las canciones. Nunca sabes a quién puedes arropar. Me gusta que sean herramientas de trabajo, que te hagan debatir, ser algo más empático, que sirvan para bien”.

Rodríguez confesó entonces un dato desconocido hasta entonces por Rozalén, la conspiración para que aceptara componer el tema principal del filme. “Sí, fue un atraco”, admitió Rodríguez, “estábamos en una cena en casa con Penélope Cruz, Guille Galván de Vetusta Morla, Pedro Pastor, Óscar Jaenada, Luis Tosar, René de Calle 13... Le había dicho a Juan que si había una canción en la película, tenía que ser de María. Esta noche ella se puso a cantar con el sentimiento con el que lo hace”, rememoró, “Penélope me miró, y ella miró a Juan. Nos fuimos los tres a la cocina ella dijo 'estamos pensando todos lo mismo'”.

Rozalén se sorprendió con sus declaraciones: “Pensaba que todo estaba meditadísimo”. Durante el proceso de composición, compartió que le habían propuesto cambios en la letra. “Me encanta que ocurra. No es una canción mía, es un traje a medida”, expuso, “era más explícita y ahora es más poética”. Con esta carta de presentación, y tras reconocer que “jamás” la había cantado en público, regaló el final más emotivo posible al pase.

Hazte socia, hazte socio de elDiario.es para poder participar en encuentros como este

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats