Sobre este blog

Contrapoder es una iniciativa que agrupa activistas, juristas críticos y especialistas de varias disciplinas comprometidos con los derechos humanos y la democracia radical. Escriben Gonzalo Boye (editor), Isabel Elbal y Sebastián Martín entre otros.

¿Hasta cuándo mantendré el número 1124052?

Sobre este blog

Contrapoder es una iniciativa que agrupa activistas, juristas críticos y especialistas de varias disciplinas comprometidos con los derechos humanos y la democracia radical. Escriben Gonzalo Boye (editor), Isabel Elbal y Sebastián Martín entre otros.

¿Hasta cuándo seguiremos siendo números? Hoy llevo el número 1124502. Durante 21 años he llevado el número 1124502. Es el número con el que los “servicios penitenciarios israelíes” definen a mi mismísima persona. Es el número que me ha seguido desde mi detención cuando era un niño, en 2001.

Para los que hemos sido detenidos en numerosas ocasiones, este número se ha convertido en una especie de código de barras. Nos hace sentir que no somos más que mercancías producidas para las prisiones. Productos humanos para el consumo de todos los centros de interrogatorio y todas las cárceles, ya sea en tiempos de guerra o de paz, antes de una “guerra fría” y después de una guerra de desgaste, durante Oslo y después de la Intifada. La única constante durante este tiempo es la producción incesante de la mercancía humana de la prisión, sin fecha de expiración.

Esta ocupación no nos ve ni nos trata como seres humanos con el derecho de vivir como lo hace la gente libre. Por el contrario, hace todo lo posible para asfixiar la cuasi-vida que palestinas y palestinos vivimos fuera de los muros de la prisión. Debemos arrebatar pequeños momentos de vida y alegría entre cada detención, a la vez que tememos acostumbrarnos a la fugacidad de la alegría y estabilidad en nuestras vidas. Temerosos del próximo golpe que nos va a impactar, y de las decepciones, ya no podemos juntar valor para planificar un futuro que permanece siempre distante. Una angustia e inestabilidad se cierne sobre nosotras y nosotros y sobre aquellas y aquellos que nos rodean.

Descubre nuestras apps